¿Qué es el cáncer?

Aunque a menudo se hable del cáncer como una única enfermedad, es realmente un nombre general para agrupar muchas enfermedades malignas caracterizadas por la presencia de células anormales. En este caso, las señales que hacen que las células empiecen o dejen de dividirse no pueden mantener el equilibrio entre el crecimiento de células nuevas y la muerte de células viejas, generando una proliferación de células anormales fuera de control en una parte del cuerpo.

¿Cómo las células normales se convierten en células anormales?
Cada órgano del cuerpo está compuesto por tejidos que están formados por un conjunto de células sostenidas por una estructura de proteínas. Las células son unidades muy pequeñas que son la parte esencial de la función del órgano que componen.
Cada célula tiene un núcleo con genes, partes del ADN que controlan su funcionamiento, reproducción y muerte. El ADN es el idioma del organismo. Los genes son las oraciones que dan instrucciones a la célula. Algunos genes dan las instrucciones para la muerte programada de las células, un proceso en el que células con características anormales se suicidan. Lo que queda de la célula muerta es reciclado por el cuerpo y no causa ningún daño al organismo. Otros genes controlan el desarrollo de las células y la reproducción o división de las mismas. Este proceso está regulado por la interacción de diferentes señales inhibitorias y estimulatorias donde las moléculas le dicen a la célula que empiece o deje de dividirse, respectivamente. Gracias a estas señales existe un buen equilibrio entre la tasa de crecimiento de células nuevas y la tasa de muerte de células viejas que permite que el órgano funcione correctamente.
El ADNde cada célula puede dañarse a causa de varios factores, como las sustancias químicas. El papel de ciertos genes es dar las instrucciones para reparar el ADN rápidamente y evitar alguna consecuencia no deseada para la célula. Desafortunadamente, naturalmente o a consecuencia de repetidas lesiones a lo largo del tiempo, algunos de los genes arriba mencionados pueden resultar dañados en su ADN que no puede repararse adecuadamente. Estas mutaciones pueden hacer que una célula pierda el control de su funcionamiento, reproducción y muerte normales. Por lo general, se supone que si una célula comienza a estar fuera de control, esto puede conducir al cáncer.
 

Este proceso se llama neoplasia y la masa de tejido resultante se llama neoplasma o tumor. No todos los neoplasmas o tumores son cánceres. Un tumor puede ser:

  • Benigno: un tumor benignono crece de una manera ilimitada y no se extiende.
  • Potencialmente maligno: un tumor precanceroso que no invade tejidos adyacentes, pero que es muy probable que se transforme en cáncer.
  • Maligno: un tumor malignoo cáncer crece de una manera ilimitada, invade y destruye el tejido adyacente; y puede extenderse a otras partes del cuerpo donde las células forman nuevos tumores llamados ">metástasis

Una vez que el tumor ha alcanzado un cierto tamaño, necesita sangre para sobrevivir. Las células cancerosas llevan mensajes que dicen a los vasos sanguíneos adyacentes que deben aumentar su número para alimentar al tumor.