Melanoma

Introducción

Este resumen está siendo actualizada.

 

Definición de melanoma

Un melanoma es una forma de cáncer que comienza en los melanocitos, unas células que elaboran la melanina, un pigmento. Puede comenzar en un lunar (melanoma de piel), pero también puede aparecer en otros tejidos pigmentados, como los ojos o los intestinos.


 

Anatomía de la piel. Muestra la epidermis, la dermis y el tejido subcutáneo. Los melanocitos se encuentran en la capa de células basales en la parte más profunda de la epidermis.

 

 

 

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. Recomendamos a los pacientes que pregunten a sus médicos qué pruebas o tipos de tratamientos son necesarios para su tipo y estadio de la enfermedad. Esta guía está basada en la Guía de Práctica Clínica de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) y se divulga con su permiso. Ha sido escrita por un médico y revisada por dos oncólogos de la ESMO, de quienes uno es el autor principal de la Guía de Práctica Clínica para Profesionales. También fue revisada por representantes de pacientes del Cancer Patient Working Group (Grupo de trabajo de pacientes con cáncer) de la ESMO.

Frecuencia

Este resumen está siendo actualizada.

Causas

Este resumen está siendo actualizada.

 

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. 

 

¿Qué causa el melanoma?

No está claro por qué se produce el melanoma, aunque se han identificado algunos factores de riesgo. Un factor de riesgo aumenta la probabilidad de aparición de cáncer, pero no es suficiente ni necesario para que aparezca, y no es una causa en sí mismo.

Algunas personas con estos factores de riesgo nunca presentan melanoma y algunas personas sin ningún factor de riesgo terminan sufriendo melanoma.

Los principales factores de riesgo de melanoma son:

  • Tipo de piel: Las personas con piel clara presentan un riesgo más elevado de aparición de melanoma que las personas con piel más oscura; el máximo riesgo lo presentan las personas pelirrojas con pecas. El melanoma es, de hecho, muy raro en personas de ascendencia africana o asiática. Cuando se da, suele ser un tipo especial de melanoma denominado melanoma lentiginoso acral que aparece en las palmas de las manos, las plantas de los pies o debajo de las uñas.
  • Nevus o nevo: nevo es el término médico para ‘lunar’. La mayoría de los lunares nunca se convertirán en malignos, pero la presencia de una gran cantidad (más de cien) o de lunares poco usuales indica un aumento del riesgo de aparición de melanoma en la persona.
    • Presentar múltiples nevos comunes, como el que aparece en la imagen, aumenta el riesgo de aparición de melanoma: el riesgo aumenta con la cifra de nevos y es especialmente elevado cuando esta supera los cien.
    • Presentar tres o más nevos atípicos aumenta el riesgo de aparición de melanoma. Se define como ‘nevo atípico’ el que presenta al menos tres de las características del ‘ABCD’: Asimetría en la forma, Bordes irregulares o poco definidos, Color que varía dependiendo de las zonas, Dinámica de su evolución en el tiempo, en lo que se refiere a forma, color y tamaño.
    • Los nevos congénitos son los que tenemos de nacimiento. Los lunares congénitos de gran tamaño (mayores de 5 cm) presentan riesgo de convertirse en melanoma. Las personas con nevos congénitos de gran tamaño deben someterse a seguimiento de forma periódica.
  • Exposición al sol: La exposición natural a la radiación ultravioleta (UV) emitida por el sol es un importante factor de riesgo para el melanoma. Los factores que se indican a continuación aumentan el riesgo en cada época de la vida, pero son peores cuando la exposición se produce en la infancia temprana:
    • La exposición intermitente al sol, habitualmente con propósito recreativo, aumenta el riesgo de aparición de melanoma.
    • Las quemaduras solares aumentan el riesgo de aparición de melanoma, especialmente si se producen durante la infancia.
    • El uso de protección solar puede reducir el riesgo de desarrollar melanoma. Debe aplicarse junto con otras medidas sencillas, como evitar el sol entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde, o cubrirse con ropa, sombrero y gafas de sol durante la exposición al sol.
  • Uso de camas solares: La exposición a la luz UV artificial para obtener un bronceado aumenta el riesgo de aparición de melanoma, especialmente cuando se utilizan las camas solares antes de los 30 años.
  • Antecedentes de melanoma
    • Haber sufrido melanoma aumenta el riesgo de padecer otro en un lugar diferente.
    • Tener un familiar de primer grado (padres, hermanos e hijos) con melanoma aumenta el riesgo de presentar esa afección. Se conocen algunas mutaciones genéticas hereditarias, como la mutación del gen CDKN2A, pero se dan en menos del 50 % de las familias en las que hay algún miembro afectado por melanoma.
  • Edad: El riesgo de melanoma aumenta con la edad, aunque se asocia menos con el envejecimiento que otros tipos de cáncer y puede ocurrir en personas menores de 30 años de edad.
  • Sexo: En América del Norte, Oceanía e Israel los hombres presentan un riesgo de aparición de melanoma más elevado, mientras que en Europa el riesgo es ligeramente mayor en las mujeres.
  • Inmunodepresión: Las personas con inmunidad deprimida presentan mayor riesgo de aparición de melanoma. La inmunidad puede disminuir por una enfermedad (como el Sida) o a causa de los fármacos que se administran después de un transplante de órganos.
  • Xerodermia pigmentosa (xerodermia de Kaposi o melanosis lenticular progresiva): Es una enfermedad rara hereditaria en la que se sufre un trastorno de la habilidad de reparar los daños causados por la luz ultravioleta. El riesgo de aparición de todo tipo de cáncer de piel, incluido el melanoma, es extremadamente alto para estas personas.

Se sospecha que otros factores, tales como la exposición a los pesticidas o la enfermedad de Parkinson, están relacionados con un aumento del riesgo de melanoma, pero las pruebas y las razones de esa asociación continúan siendo poco claras.

 

Diagnóstico

Este resumen está siendo actualizada.

 

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. 

 

¿Como se diagnostica el melanoma?

El melanoma suele diagnosticarse después de que el paciente, algún familiar o el médico haya observado un lunar sospechoso, lo que puede ocurrir durante una exploración habitual de la piel o de un screening (cribado o rastreo), especialmente en el caso de las personas con piel clara, pelo rojo, tendencia a quemarse al sol y varios nevos.

El diagnóstico de melanoma se basa en las exploraciones que se indican a continuación:

  1. Exploración médica

El médico plantea preguntas al paciente, especialmente en relación con los posibles factores de riesgo y sobre la evolución del lunar o los lunares sospechosos. También se realiza una exploración de los lunares sospechosos y del resto de la piel. Según se mencionó anteriormente, un lunar sospechoso presenta las características ‘ABCD’:

  • Asimetría en la forma
  • Bordes irregulares o poco definidos

     

  • Color cambiante, que varía dependiendo de las zonas
  • Dinámica de su evolución

No todos los melanomas presentan las cuatro características.

Existen melanomas cuyo color no cambia, no presentan áreas oscuras, de hecho parecen espinillas de color rojizo.

Además de ello, el médico también palpa los ganglios linfáticos en la ingle, la axila, el cuello... dependiendo de la localización de los lunares sospechosos.

 

2. Dermoscopia

Consiste en utilizar un pequeño dispositivo denominado dermoscopio o dermatoscopio que ilumina y amplía los puntos de la piel para una exploración más precisa. Aunque no siempre sea necesaria la exploración con un dermoscopio, mejora la exactitud del diagnóstico cuando la realiza un médico con experiencia formado en el uso de esta técnica.

3. Exploración histopatológica tras la extirpación del lunar completo

La exploración histopatológica es la exploración en laboratorio de las células tumorales mediante la disección del tumor. Esto confirmará el diagnóstico de melanoma. El tumor debe extirparse por completo y, a continuación, enviarse al laboratorio. Esto se denomina biopsia de piel y lo hace un médico de forma manual. En primer lugar, se inyecta anestesia local en la zona que va a extirparse. A continuación, se extirpa el lunar sospechoso asegurándose de que se retira también parte del tejido normal alrededor y debajo del tumor. Es muy importante que tanto la extirpación del lunar como la exploración en laboratorio la realicen profesionales con experiencia en melanomas.

 

Tratamiento

Este resumen está siendo actualizada.

Sinónimos

Melanoma

Melanoma maligno

Tumor melanocítico

Tumor melanocítico maligno

Melanoma cutáneo

Cáncer de piel

Cancer de piel

Melanoma de piel

Cáncer de la piel

Cáncer cutáneo

Therapies by type

La información sobre los tratamientos que se listan a continuación se basa en datos que hemos encontrado sobre el cáncer a partir estudios científicos. Se puede encontrar más información sobre estos tratamientos en la opción TERAPIAS. Los medicamentos registrados, la radioterapia y las intervenciones quirúrgicas que aquí se recogen están aprobados por las autoridades.

Intervenciones quirúrgicas

Procedimientos que emplean métodos instrumentales para estudiar o tratar un cáncer o para mejorar las funciones o el aspecto del cuerpo. Por lo general, una intervención quirúrgica requiere una incisión. Más

Radioterapia

Uso médico de rayos de alta energía para eliminar células cancerosas y reducir el tamaño del tumor. Más

Medicamentos registrados

Medicamentos para tratar el cáncer con autorización de comercialización en Estados Unidos o en países de la Unión Europea. Más

Terapia celular

Administración a pacientes de células humanas manipuladas, propias o ajenas. Más

Productos sintéticos (excluyendo medicamentos registrados)

Sustancias creadas sintéticamente o productos naturales modificados que no están registrados como medicamentos para tratar el cáncer.

Productos naturales (excluyendo medicamentos registrados)

Sustancias que se encuentran en la naturaleza y que suelen tener un efecto farmacológico o biológico. Más

Dieta

Consumo controlado de una selección de alimentos y bebidas con el objetivo de influir en los efectos de la enfermedad.

Terapias basadas en energía

Uso de la energía electromagnética, incluyendo la electricidad, los campos magnéticos, las ondas de radio, las microondas y los rayos infrarrojo, así como la luz, para diagnosticar o tratar la enfermedad.

Ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio de investigación realizado con pacientes para evaluar si un nuevo tratamiento es seguro (seguridad) y si funciona (eficacia). Los ensayos clínicos se realizan para probar la eficacia de fármacos, pero también de tratamientos no farmacológicos como la radioterapia o la cirugía y combinaciones de diferentes tratamientos.
Los ensayos clínicos tienen lugar en todas las clases de hospitales y clínicas, pero en su mayor parte en hospitales universitarios. Son organizados por investigadores y médicos.

La Fundación Contra el Cáncer proporciona una herramienta para buscar ensayos clínicos de fase III por tipo de cáncer y por país. Discuta con su médico la posibilidad de participar a unos de estos ensayos clínicos.

Una lista de los ensayos clínicos en fase III para el cáncer de piel - melanoma (en inglés: melanoma, porque los ensayos clínicos pueden ser mostrados en inglés) está disponible aquí.

Usted puede encontrar una lista de tratamientos personalizados para el melanoma, incluyendo ensayos clínicos, aquí.