Cáncer de estómago

Introducción

Definición de cáncer de estómago

El cáncer de estómago es un tipo de cáncer que se forma en los tejidos que revisten el estómago. La mayoría comienza en las células de la capa interna del estómago (la mucosa), que suele elaborar y secretar moco y otros líquidos. Estos tipos de cáncer se llaman adenocarcinomas y representan el 90 % de los casos de cáncer de estómago.

 

 

 

 

Anatomía del sistema digestivo y capas de la pared gástrica (del estómago).
La mucosa o capa interna del estómago se compone del epitelio y de la lámina propia. A más profundidad en la pared estomacal encontramos la submucosa, seguida de las capas musculares, la subserosa (que no se muestra en la imagen) y la serosa,que es la membrana que recubre el exterior del estómago.

Nota importante relativa a otros tipos de cáncer de estómago

La información proporcionada en esta Guía para pacientes no es aplicable a otros tipos de cáncer de estómago. Los otros tipos principales de cáncer de estómago incluyen:

  • Linfomas gástricos, cánceres que se originan en las células del sistema inmunitario que se encuentran en la pared del estómago. En su mayoría, son linfomas no Hodgkin. Puede encontrarse más información sobre ellos aquí.
  • Tumores del estroma gastrointestinal o GIST, tumores raros que se cree se originan en las células de la pared estomacal denominadas células intersticiales de Cajal. Aquí puede encontrarse información sobre los tumores del estroma gastrointestinal.
  • Tumores neuroendocrinos, que se originan en las células nerviosas o endocrinas del estómago. Aquí puede encontrar información sobre ellos.

El diagnóstico y tratamiento de estos tipos de cáncer son diferentes del diagnóstico y tratamiento del adenocarcinoma gástrico.

 
INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. Recomendamos a los pacientes que pregunten a sus médicos qué pruebas o tipos de tratamientos son necesarios para su tipo y estadio de la enfermedad. Esta guía está basada en la Guía de Práctica Clínica de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) y se divulga con su permiso. Ha sido escrita por un médico y revisada por dos oncólogos de la ESMO, de quienes uno es el autor principal de la Guía de Práctica Clínica para Profesionales. También fue revisada por representantes de pacientes del Cancer Patient Working Group (Grupo de trabajo de pacientes con cáncer) de la ESMO.

Frecuencia

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. 

 

¿Es frecuente el cáncer de estómago?

 

En todo el mundo, el cáncer de estómago es más habitual en Asia oriental, América del Sur y Europa oriental; es menos frecuente en Europa occidental, aunque es el quinto más frecuente del continente. Su frecuencia en varones es aproximadamente el doble que en las mujeres. Suele diagnosticarse entre los 60 y 80 años. En el 2008 en Europa, 150000 personas fueron diagnosticadas con cáncer de estómago.
La marcada variación en la frecuencia del cáncer de estómago entre continentes y países se debe principalmente a diferencias en la alimentación y a los factores genéticos.

En Europa un promedio de 1 o 2 de cada cien hombres, y entre 0,5 a 1 de cada cien mujeres presentará cáncer de estómago en algún momento de su vida. Hay marcadas variaciones geográficas entre los países alrededor de todo el mundo, pero también entre los países de Europa. El cáncer de estómago es más frecuente en los países de Europa oriental y en Portugal, donde hasta 4 de cada cien hombres y 2 de cada cien mujeres presentarán la enfermedad en algún momento de su vida.
 

Causas

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. 

 

¿Qué causa el cáncer de estómago?

Hoy en día no está claro por qué se produce el cáncer de estómago, aunque se han identificado algunos factores de riesgo. Un factor de riesgo aumenta el riesgo de aparición de cáncer, pero no es suficiente ni necesario para causarlo. No es una causa en sí mismo. La mayoría de las personas con estos factores de riesgo nunca padecerá cáncer de estómago, mientras que algunas personas sin dichos factores de riesgo lo harán.

Los principales factores de riesgo de cáncer de estómago son:

• Factores ambientales:
Helicobacter pylori o H. pylori es una bacteria que puede residir en el estómago y provocar inflamación crónica o úlceras. Si esta situación continúa durante algunas décadas, puede desarrollarse cáncer. Sin embargo, la infección atravesará primero diversos estadios precancerosos (como gastritis atrófica, metaplasia y displasia) que podrían convertirse en cáncer, pero no siempre es el caso. Estos estadios pueden detectarse y tratarse antes de que puedan evolucionar y convertirse en cáncer. Si se dejan sin tratar, el 1 % de todos los pacientes con H. pylori sufrirá cáncer de estómago.
Aproximadamente el 50 % de la población mundial está infectada con H. pylori. La transmisión se produce por medio de las heces y la saliva, y está muy relacionada con un estatus socioeconómico bajo y malas condiciones de vida. El tratamiento de esta infección consiste en una cura con antibióticos. La infección con H. pylori es el factor de riesgo más importante para el cáncer de estómago y tiene tratamiento eficaz.

• Estilo de vida:

  • Nutrición:

- Una ingesta elevada de sal, incluyendo los salazones (como alimentos ahumados o conservados en sal), aumenta en gran medida el riesgo de aparición de cáncer de estómago. La presencia de sal aumenta la probabilidad de aparición de una infección con H. pylori y también parece agravar el efecto de la infección. Además, daña la mucosa gástrica y puede, de ese modo, contribuir directamente a la aparición del cáncer de estómago.
- Una ingesta elevada de alimentos que contengan nitratos o nitritos, como la carne en conserva, puede aumentar el riesgo de aparición de cáncer de estómago.
- Comer frutas y vegetales que contengan las vitaminas A y C ha demostrado proteger de forma significativa contra la aparición del cáncer de estómago.

  • Tabaco: La tasa de cáncer de estómago casi se duplica en los fumadores.
  • Ocupación: Los trabajadores en los sectores del carbón, metal y caucho parecen presentar un riesgo ligeramente mayor de aparición de cáncer de estómago.
  • Algunos estudios han demostrado que las personas que realizan mucha actividad física pueden reducir su riesgo de aparición de cáncer de estómago a la mitad.

• Factores que no pueden modificarse:

  • Algunos trastornos genéticos pueden aumentar el riesgo de aparición del cáncer de estómago

- Una mutación hereditaria rara en el gen que codifica la proteína llamada E-cadherina, produce un riesgo muy elevado de aparición de cáncer de estómago. El tipo de cáncer de estómago que deriva de esta mutación se denomina cáncer de gástrico difuso hereditario y tiene un mal pronóstico. Las personas que presentan esta mutación pueden, por lo tanto, pensar en una vigilancia y un seguimiento estrechos, o analizar la posibilidad de realizar una extracción preventiva del estómago.
- Algunas mutaciones hereditarias que predisponen al cáncer en otras partes del cuerpo parecen aumentar ligeramente el riesgo de aparición del cáncer de estómago. Algunos ejemplos de ello son las mutaciones en el gen BRCA1 y BRCA2, que se sabe que aumentan el riesgo de aparición de cáncer de mama y de ovarios, y dos trastornos que aumentan el riesgo de cáncer colorrectal, denominados cáncer colorrectal hereditario sin poliposis o síndrome de Lynch y poliposis adenomatosa familiar.
- Unos antecedentes de cáncer de estómago en los parientes de primer grado (progenitores, hermanos o hijos) aumenta el riesgo propio de aparición de la - Por razones que se desconocen, las personas con sangre de tipo A presentan un mayor riesgo de aparición de cáncer de estómago.

  • Sexo: El cáncer de estómago es más frecuente en hombres que en mujeres. Las razones de esta diferencia no están claras, pero puede que la hormona femenina estrógeno produzca un efecto protector.

• Trastornos médicos:

  • Las personas que han recibido tratamiento por otro tipo de cáncer de estómago conocido como linfoma del tejido linfoide asociado a las mucosas (MALT) presentan un aumento del riesgo de sufrir adenocarcinoma de estómago. Esto se debe probablemente a que la causa del linfoma MALT del estómago es la infección por la bacteria H. pylori.
  • El reflujo gastroesofágico, un trastorno común en el que el ácido del estómago asciende desde el estómago hasta el esófago, aumenta el riesgo de cáncer en la unión entre el estómago y la garganta (la unión gastroesofágica).
  • Cirugía previa del estómago: cuando se ha extirpado parte del estómago, por ejemplo, a causa de una úlcera de estómago, hay una mayor probabilidad de aparición de cáncer en la parte que queda. Esto puede deberse a que se produce menos ácido gástrico, la disminución del ácido gástrico puede permitir la proliferación de las bacterias en el estómago, lo que puede contribuir a la elaboración de más productos químicos que pueden aumentar el riesgo de cáncer de estómago.
  • Los pólipos gástricos son bultos benignos en el revestimiento interno del estómago. Un tipo de pólipo, que se denomina adenoma, puede en ocasiones convertirse en cáncer. Los adenomas pueden detectarse y extirparse durante una gastroscopia, que es una exploración del estómago en la que el médico hace pasar un tubo delgado, flexible y emisor de luz, denominado endoscopio, por la garganta hacia el estómago del paciente.
  • La anemia perniciosa es un trastorno en el que los pacientes no absorben suficiente vitamina B12 de los alimentos. La vitamina B12 es necesaria para la elaboración de nuevos eritrocitos (glóbulos rojos de la sangre). Junto con la anemia (bajas cantidades de eritrocitos o glóbulos rojos), el riesgo de cáncer de estómago también aumenta para estos pacientes.

Se sospecha que puede haber otros factores asociados con un aumento del riesgo de cáncer de estómago, como obesidad, infección por el virus de Epstein-Barr (que produce la mononucleosis infecciosa) y un trastorno raro denominado enfermedad de Ménétrier. Sin embargo, la evidencia no es concluyente y el mecanismo continúa siendo poco claro.
 

Diagnóstico

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. 

 

¿Cómo se diagnostica el cáncer de estómago?

Puede sospecharse cáncer de estómago en diversas circunstancias. Por desgracia, las señales suelen ser vagas y muy comunes, pueden indicar muchos otros trastornos médicos. En la fase temprana, el cáncer de estómago no causa ningún síntoma. Por lo tanto, con frecuencia no se sospecha tumor gástrico. En el caso de que se produzca una combinación de las quejas que se indican a continuación, especialmente si son persistentes, debe considerarse la posibilidad de realizar exploraciones más en profundidad:

  • molestias o dolor abdominal
  • sensación de plenitud, incluso después de una comida escasa
  • acidez, indigestión, eructos y acidez
  • náuseas y/o vómitos, especialmente con sangre
  • hinchazón o acumulación de líquido en el abdomen
  • falta de apetito
  • pérdida de peso extrema sin razón aparente

Las pequeñas pérdidas de sangre por el estómago también pueden provocar anemia que a su vez produce cansancio y dificultad para respirar o falta de aliento.

En Japón y Corea, donde hay un número elevado de casos nuevos de cáncer de estómago, se propone un cribado (screening) para todas las personas a los 50 años y un seguimiento de conformidad con el resultado de la exploración de cribado.
En Europa no se ha propuesto ningún cribado similar, porque el número de casos de cáncer de estómago nuevos no se considera suficiente como para que sea eficaz .

El diagnóstico de cáncer de estómago se basa en las exploraciones que se indican a continuación:

1. Exploración médica.
El médico explorará el abdomen para identificar toda hinchazón o dolor anómalos. También comprobará que no haya ninguna hinchazón anómala por encima de la clavícula izquierda, que podría deberse a una diseminación del cáncer a los ganglios linfáticos situados allí.

2. Exploración endoscópica.
Durante una exploración endoscópica del tubo digestivo superior o gastroscopia, el médico hace pasar un tubo delgado, flexible y emisor de luz denominado endoscopio por la garganta del paciente hasta el estómago. Esto permite al médico ver el revestimiento del esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado. Si se observan zonas anómalas, pueden tomarse biopsias (muestras de tejido) usando los instrumentos que se introducen por el endoscopio. Un especialista examinará en el laboratorio estas muestras de tejido (véase examen histopatológico).

Durante la gastroscopia puede realizarse una ecografía endoscópica , en la que se introduce una sonda ultrasónica por la garganta hasta el estómago para ofrecer imágenes de las diferentes capas de la pared gástrica (del estómago), así cómo de los ganglios linfáticos y otras estructuras cercanas. Esta técnica se usa para ver la diseminación del cáncer en la pared gástrica, en los tejidos cercanos o en los ganglios linfáticos cercanos. También puede guiar al médico en la extracción de una pequeña muestra (biopsia) de una lesión sospechosa durante la gastroscopia.

3. Exploración radiológica.
Una tomografía (TAC) muestra la extensión del cáncer, tanto a nivel local como en otras partes del cuerpo. También puede usarse para guiar una biopsia . Pueden realizarse también examenes adicionales, como radiografías y exploraciones mediante tomografía por emisión de positrones (PET), para excluir la diseminación a distancia de la enfermedad, que se conoce como metástasis.

4. Examen histopatológico.
Un patólogo examinará en el laboratorio la muestra de la biopsia (la muestra de tejido extraído durante la gastroscopia), lo que se conoce como examen histopatológico. Usando un microscopio y varias otras pruebas, el patólogo confirmará el diagnóstico de cáncer y proporcionará más información sobre sus características.

El examen histopatológico también puede realizarse en muestras obtenidas durante una laparoscopia, en el líquido usado para un lavado peritoneal o en el tumor extraído durante una operación quirúrgica.

Suele realizarse una laparoscopia una vez que el cáncer de estómago ya se ha diagnosticado y se prevé una operación quirúrgica. Contribuye a confirmar que el cáncer se encuentra únicamente en el estómago y, por lo tanto, puede eliminarse por completo mediante una operación quirúrgica. Durante esta intervención, se inserta un tubo flexible y delgado a través de una pequeña apertura quirúrgica en el abdomen del paciente. Tiene una pequeña cámara en un extremo, mediante la cual los médicos pueden observar de cerca las superficies de los órganos y ganglios linfáticos cercanos, además de tomar pequeñas muestras de tejido para comprobar la existencia de posibles metástasis . En ocasiones, los cirujanos vierten líquido en la cavidad abdominal , lo extraen mediante aspiración y lo envían al laboratorio para comprobar la existencia de células cancerosas. Esto se conoce como lavado peritoneal .

Cuando se realiza una operación quirúrgica para extirpar un tumor, en el laboratorio se examinarán el tumor y los ganglios linfáticos . Es muy importante para confirmar los resultados de la biopsia y ofrecer más información sobre el cáncer.
 

Tratamiento

INFORMACIÓN PARA EL PACIENTE BASADA EN LAS DIRECTRICES CLÍNICAS DE LA ESMO
Debido a que los tratamientos se hacen cada vez más personalizados, gracias a los avances en el tratamiento del cáncer, le pedimos ponerse en contacto con info@anticancerfund [dot] org para una asistencia adecuada conforme a la guías para profesionales más recientes sobre este tipo de cáncer. Esta guía ha sido preparada para ayudar a los pacientes y a sus familiares a comprender mejor la naturaleza de este cáncer y reconocer las mejores opciones de tratamiento disponibles. 

 

¿Qué es importante saber para obtenir el tratamiento óptimo?

como del cáncer, para decidir el mejor tratamiento.

Información relevante sobre el paciente

• Historial médico personal
• Resultados de la exploración física
• Estado de salud general
• Resultados del análisis de sangre realizado, incluyendo un hemograma para comprobar la presencia de anemia y pruebas de laboratorio de la función hepática y renal
• Resultados de una tomografía (TAC) de tórax, abdomen y pelvis

 

 

Información relevante sobre el cáncer

• Estadificación

Los médicos usan la estadificación para evaluar la extensión del cáncer y el pronóstico del paciente. Suele usarse el sistema de estadificación TNM, que combina el tamaño del tumor y la invasión de los tejidos cercanos (T), la implicación de los ganglios linfáticos (N) y la metástasis o la extensión del cáncer a otros órganos del cuerpo (M) para clasificar el cáncer en uno de los estadios que se indican a continuación.
Saber el estadio es fundamental para tomar la decisión correcta sobre el tratamiento. Cuanto menos avanzado es el estadio, mejor es el pronóstico. La estadificación suele realizarse dos veces: después de la exploración clínica y radiológica, y después de la operación quirúrgica. Esto se debe a que, si se realiza una operación quirúrgica, la estadificación puede verse influida por los resultados del examen de laboratorio del tumor y los ganglios linfáticos extraídos.
La tabla que se incluye a continuación presenta los diferentes estadios del cáncer de estómago. La imagen en la página 3 muestra las diferentes capas de la pared gástrica (del estómago).

Las definiciones son ligeramente técnicas, por lo que se recomienda que pida a su médico una explicación más detallada.
(+ tabla)

• Resultados de la biopsia

La biopsia se examinará en el laboratorio, lo que se conoce como examen histopatológico. El segundo examen histopatológico implica el examen del tumor y de los ganglios linfáticos después de su extracción quirúrgica. Es muy importante para confirmar los resultados de la biopsia y ofrecer más información sobre el cáncer. Los resultados de la biopsia deberían incluir:

 

  • Tipo histológico

El tipo histológico describe las características de las células que forman el tumor. La mayoría de los cánceres de estómago son del tipo histológico adenocarcinoma, lo cual implica que las células tumorales se parecen, en cierta medida, a las células de la capa interna del estómago (la mucosa). Los adenocarcinomas pueden dividirse entonces en difusos o indiferenciados, y en intestinales o bien diferenciados. La diferenciación es el proceso biológico en el que una célula no muy especializada se convierte en un tipo de célula más especializada. Las células tumorales diferenciadas se parecen más a las células gástricas (del estómago) normales y crecen con más lentitud que las células no diferenciadas o mal diferenciadas, que presentan un aspecto completamente diferente y crecen con rapidez. El tipo de cáncer de estómago difuso o no diferenciado puede resultar más difícil de tratar.

  • Presencia de úlceras

Una úlcera es una brecha en el revestimiento interno del estómago, provocado por la inflamación y muerte de las células en esta capa. El cáncer con úlcera puede ser más difícil de tratar que el cáncer sin úlcera.

Además de investigar la biopsia en el microscopio, el patólogo realizará algunas pruebas que ofrecen información sobre los genes de las células tumorales. Estas pruebas incluyen la prueba FISH o inmunohistoquímica.

Algunas células presentan una sobreexpresión de un gen llamado HER2, lo cual significa que hay demasiadas copias en uno de los cromosomas de dichas células. El gen HER2 es responsable de la producción de una proteína que influye sobre su crecimiento y migración. Por lo tanto, constituye un elemento importante en la definición de las opciones de tratamiento para los pacientes con cáncer de estómago (gástrico) en estadio avanzado no resecable (es decir, que no puede operarse). Cuando hay demasiadas copias de HER2, hablamos de un cáncer de estómago HER2 positivo o con sobreexpresión de HER2. En caso contrario, el cáncer es HER2 negativo.


¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

La planificación del tratamiento implica un equipo multidisciplinario de profesionales médicos. Esto suele implicar una reunión de los diferentes especialistas, que se conoce como opinión multidisciplinaria o revisión del comité de tumores. En esta reunión se discute la planificación del tratamiento de acuerdo con la información relevante que se indicó antes. En una revisión del comité de tumores suelen participar un médico oncólogo (que proporciona tratamiento del cáncer con fármacos), un cirujano oncólogo (que trata el cáncer con cirugía), un radio-oncólogo (que trata el cáncer con radiación), un gastroenterólogo (especialista en enfermedades del estómago y de los intestinos), un radiólogo y un patólogo .

Como primer paso, este equipo decidirá si el cáncer es operable (resecable), lo cual implica que es posible extirpar el tumor completo en una operación o no operable (no resecable), lo cual implica que esto no es posible. Un tumor considerado como operable pudo haber invadido también estructuras que rodean el estómago, pero estas pueden extirparse sin complicaciones. Un tumor puede ser no resecable porque ha crecido demasiado hacia órganos o ganglios linfáticos cercanos, porque ha invadido en gran medida los vasos sanguíneos cercanos o porque se ha extendido a partes distantes del cuerpo. No hay una línea divisoria definida entre resecable y no resecable, en términos del estadio TNM del cáncer, pero los cánceres en estadio más temprano tienen más probabilidades de ser resecables.
La cirugía es el único tratamiento que se realiza con el objetivo de curar el cáncer. Si esto no es posible, los demás tratamientos se utilizan con el objetivo de aliviar los síntomas y prolongar la vida del paciente.

Los tratamientos enumerados a continuación tienen sus beneficios, riesgos y contraindicaciones. Se recomienda preguntar a los oncólogos los beneficios y riesgos previstos de cada tratamiento para informarse de todas las consecuencias posibles. Para algunos tratamientos, hay varias posibilidades disponibles y la elección debe ser hecha basándose en sus beneficios y riesgos.
 

Plan de tratamiento para la enfermedad localizada (estadios 0 a III y resecable)
 

Tratamiento endoscópico

Puede realizarse resección endoscópica de la mucosa (REM) en cánceres limitados a la capa interna del estómago o la mucosa, habitualmente en cánceres pequeños (< 2 cm) sin úlceras. El médico pasará un pequeño tubo por la garganta hasta llegar al estómago (como se hace durante una gastroscopia) y extirpará el tumor. Recientemente tumores de mayor tamaño pudieron extirparse mediante disección endoscópica submucosa (DES). DES usa también un pequeño tubo que pasa por la garganta y entra en el estómago, pero la técnica es diferente y permite la extracción de tumores de mayor tamaño. Actualmente, esta técnica puede proponerse a los pacientes únicamente en el marco de un ensayo clínico.

Cirugía

Durante una operación, los cirujanos extirparán el tumor con parte del estómago o con el estómago en su totalidad. La cantidad de tejido que va a extirparse depende del estadio de la enfermedad. Es importante extirpar el tumor con un margen definido de estómago sano y junto con los ganglios linfáticos cercanos al estómago.

- Extirpación del estómago

• En los casos de estadios Ib a III de cáncer de estómago, el estómago es extirpado parcial o completamente. El término médico para esto es gastrectomía. Si el tumor se encuentra a suficiente distancia de la apertura superior del estómago, puede salvarse la parte superior del estómago, lo que se conoce como gastrectomía parcial. Si el tumor se encuentra en la parte superior del estómago, el cirujano puede salvar la parte más inferior y extirpar la parte superior del estómago junto con la parte inferior del esófago. El tercio más inferior del estómago se unirá al extremo restante del esófago para crear un estómago nuevo más pequeño.
• Si el tumor se ha extendido en todo el estómago, y también en caso de que se encuentre en la parte superior del estómago, se realiza una gastrectomía total o extirpación completa del estómago. En tal situación, el esófago vuelve a unirse al intestino delgado y crea una pequeña bolsa que sustituye al estómago, donde pueden conservarse los alimentos antes de pasar al intestino.

- Extirpación de los ganglios linfáticos

En el caso de una gastrectomía parcial o total, se extraen también al menos 15 ganglios linfáticos en torno al estómago. Estos órganos de muy pequeño tamaño, que filtran el líquido que procede del estómago, son posteriormente examinados por el patólogo para hacer la estadificación más precisa. El patólogo comprobará si puede encontrar células tumorales en los ganglios linfáticos, lo cual indicaría diseminación del tumor desde el estómago. Cuando se extirpan más ganglios linfáticos, los estudios han demostrado una mejor tasa de supervivencia, pero también hay más efectos secundarios, por lo que este procedimiento únicamente se aconseja en pacientes en buen estado general.

- Extirpación de otros órganos

• Si otros órganos cercanos, por ejemplo el páncreas, están invadidos por las células tumorales y si el paciente está suficientemente saludable, estos órganos pueden extirparse también. El bazo, que se sitúa en el lado izquierdo del estómago, debe extirparse en el caso de un tumor en este lado del estómago, porque algunos ganglios linfáticos están muy cerca del bazo y, de este modo, los médicos pueden asegurarse de que se extirpan todos los ganglios linfáticos entre el estómago y el bazo.
• La cirugía para el cáncer de estómago suele hacerse abriendo el abdomen. Para estas intervenciones puede usarse laparoscopia, pero todavía no se han demostrado ventajas respecto a la cirugía abierta. Durante la laparoscopia, el cirujano trabaja con una pequeña cámara y algunos otros instrumentos que se insertan por medio de pequeñas incisiones en el abdomen. Puesto que se evita una gran incisión, el tiempo de recuperación del paciente puede ser más breve. La investigación trata de establecer que la cirugía laparoscópica es tan efectiva como la operación abierta, especialmente en la determinación de si suficientes ganglios linfáticos son extirpados.

- Complicaciones de la cirugía

Las posibles complicaciones de la operación quirúrgica incluyen hemorragias, coágulos y daños a los órganos cercanos. Posteriormente, el paciente puede sufrir de acidez, dolor abdominal y algunas deficiencias de las vitaminas que suelen absorberse en el estómago. Por esta razón, se receta a los pacientes suplementos vitamínicos. Después de la gastrectomía, el paciente tendrá también que comer cantidades menores de alimentos pero con mayor frecuencia, durante algún tiempo. Un especialista en nutrición puede ayudar al paciente a ajustarse a los nuevos hábitos alimenticios. Es habitual sufrir diarrea durante algunos meses después de una operación de estómago.
La extirpación del bazo puede llevar a la reducción de la inmunidad, por lo que el paciente recibirá varias vacunas, antes y después de la extirpación del bazo, y tomará antibióticos a diario. También es importante ser conscientes del hecho de que hay un mayor riesgo de infección y esto debería ser una razón para ver un médico y, con frecuencia, comenzar el tratamiento con antibióticos.

En general, la experiencia del cirujano en estas intervenciones específicas desempeña una gran función en el éxito del tratamiento. Es importante preguntar al cirujano sobre su experiencia con anticipación.

Terapia adyuvante

Un tratamiento adyuvante es un tratamiento administrado además de la operación quirúrgica. Un tratamiento adyuvante puede tratarse de quimioterapia, bien por sí sola o en combinación con radioterapia. Los tratamientos adyuvantes pueden comenzarse antes (neoadyuvantes) o después de la operación quirúrgica. El objetivo de las terapias adyuvantes es reducir el tamaño del tumor y facilitar su extirpación mediante operación quirúrgica, cuando se administran antes de la operación; y eliminar las células cancerosas que queden después de la operación quirúrgica, bien en el estómago o en los ganglios linfáticos.
La opción más utilizada en este momento en Europa es la quimioterapia pre y posoperatoria.

- Quimioterapia pre y posoperatoria (perioperatoria)

El objetivo de la quimioterapia es usar los medicamentos para lograr la muerte de las células tumorales o limitar su crecimiento.
No hay ningún fármaco ni combinación de fármacos que se sepa que funciona de forma óptima para todos los pacientes. La elección debería analizarse durante la consulta multidisciplinaria, teniendo en cuenta la importante información descrita previamente.
Con frecuencia se utiliza una combinación de tres fármacos (epirubicina o "E", cisplatino o "C" y 5-fluorouracilo o "F"), abreviada como ECF. Estos fármacos se administran antes y después de la operación quirúrgica. Otra combinación habitual incluye E, C y capecitabina ("X"), que se abrevia como ECX y obtiene resultados comparables a la combinación ECF.

- Otras terapias adyuvantes

Las opciones que se indican a continuación también han mostrado algunos buenos resultados, pero se necesitan más pruebas para compararlos con la quimioterapia perioperatoria. Por lo tanto, están investigándose en más profundidad.

• Radioquimioterapia: Es la combinación de quimio y radioterapia. La radioterapia es un tratamiento antineoplásico que elimina las células cancerosas mediante la irradiación específicamente dirigida a la zona donde se encuentra el cáncer.
1. Radioquimioterapia adyuvante: La radioquimioterapia puede administrarse después de la operación quirúrgica para reducir la posibilidad de recurrencia del cáncer. Se administrarán dos medicamentos ,5-fluorouracilo y leucovorina, antes, durante y después de una serie de 5 semanas de radioterapia. Esta intervención parece ser la más útil actualmente, si se extirparon muy pocos ganglios linfáticos durante la operación quirúrgica, aunque la mejora de las técnicas de radioquimioterapia probablemente mejorará los resultados en otras situaciones.
2. Radioquimioterapia neoadyuvante: La radioquimioterapia que se administra únicamente antes de una operación quirúrgica continúa en estadio experimental, por lo tanto únicamente debería realizarse en el contexto de un ensayo clínico.

Quimioterapia adyuvante: La quimioterapia es administrada únicamente después de una operación quirúrgica. Algunos estudios realizados en Asia indican que los pacientes que reciben quimioterapia después de una operación quirúrgica vivieron más tiempo, pero es necesario realizar más investigaciones para confirmar este resultado en pacientes de Europa.

Plan de tratamiento para enfermedad inoperable localmente avanzada (estadios III y IV no resecables)

Un tumor puede ser no resecable porque ha invadido estructuras en torno al estómago (como algunos vasos sanguíneos principales), porque se ha extendido a otras partes del cuerpo o porque el paciente no está suficientemente saludable como para someterse a una operación quirúrgica de tal importancia.

Para pacientes con enfermedad no operable localmente avanzada, se recomienda quimioterapia para aliviar los síntomas. Después de ello, si los pacientes responden bien a la quimioterapia, pueden volver a ser evaluados para ver si pueden someterse a una operación quirúrgica. La quimioterapia tiene como objetivo las células cancerosas de todo el cuerpo y se administra para eliminar las células tumorales o limitar su crecimiento. Los tipos de quimioterapia para cáncer no operable se comentan en la sección siguiente (plan de tratamiento para el estadio IV).

Algunos pacientes pueden volver a evaluarse para ver si pueden someterse a una operación quirúrgica y también si podrían recibir radioquimioterapia neoadyuvante (antes de someterse a una operación quirúrgica), aunque esta estrategia continúa en fase de investigación.


Plan de tratamiento para enfermedad en estadio avanzado y metastásica (estadio IV)
 

En estos casos, el tumor ha invadido las estructuras que rodean el estómago o más de 15 ganglios linfáticosestán afectados, o el cáncer se ha extendido a otras partes del cuerpo.

Para el tratamiento de los pacientes con cáncer de estómago en estadio avanzado o metastásico:
• El objetivo principal del tratamiento es mantener o mejorar la calidad de vida. Debe ofrecerse a los pacientes un tratamiento sintomático personalizado apropiado.
• Deben discutirse con el paciente y su familia los objetivos tangibles del tratamiento, y debe animarse al paciente a participar de forma activa en todas las decisiones. Las preferencias del paciente deben tenerse siempre en cuenta.
• En ocasiones se aconseja a algunos pacientes, o ellos mismos optan por ello, por no someterse a quimioterapia y reciben tratamiento únicamente con tratamiento sintomático (para controlar los síntomas).

El tratamiento de los pacientes con cáncer de estómago en estadio IV se basa en:
• Tratamientos sistémicos que tienen como objetivo todas las células cancerosas del cuerpo, como la quimioterapia, y otros tratamientos más focalizados como las terapias dirigidas.
• Tratamientos que tienen como objetivo las células locales, como la cirugía o la radioterapia.
 

Tratamiento sistémico

En este estadio, el uso de quimioterapia y de terapias dirigidas puede mejorar la supervivencia. Se administran para eliminar las células tumorales o limitar su multiplicación, lo cual resulta en una reducción de los síntomas y la prolongación de la vida.

- Quimioterapia

Los fármacos usados para la quimioterapia se categorizan y denominan basándose en su estructura química y mecanismo de acción. Las principales categorías de fármacos usados en el tratamiento del cáncer de estómago son: compuestos de platino, antraciclinas, pirimidinas y taxanos. Estos fármacos suelen administrarse combinados entre sí para aumentar la eficacia prevista.
Hay diferentes combinaciones de tipos de fármacos que pueden utilizarse, cada uno de ellos con sus ventajas y efectos secundarios. Se realizará la elección de conformidad con el estado específico de un paciente y con los posibles efectos secundarios de cada régimen de tratamiento. Las combinaciones posibles incluyen las siguientes:

• Las combinaciones usadas más frecuentemente utilizan un fármaco que contiene platino, como el cisplatino, con una fluoropirimidina como el 5-fluorouracilo.
• Para aumentar la actividad antitumoral, puede agregarse al compuesto de platino y a la fluoropirimidina una antraciclina, como la epirubicina. Un ejemplo de ello es el régimen ECF que se mencionó antes, con epirubicina ("E"), cisplatino ("C") y 5-fluorouracilo ("F"). Sin embargo, algunos estudios recientes indican que, en el régimen ECF, el 5-fluorouracilo (F) puede sustituirse por capecitabina ("X") y el cisplatino ("C") por oxaliplatino ("O"). De esta forma, son posibles otras combinaciones nuevas, que se conocen como ECX y EOX. Una ventaja de sustituir F por X es que ya no es necesario utilizar un catéter central con reservorio implantable o port-a-cath, que es un dispositivo de acceso provisional para la administración de quimioterapia. Un port-a-cath es un tubo que se introduce en la vena principal del cuello y se une a un pequeño reservorio implantado bajo la piel del tórax, mediante el cual se administran los fármacos. Se lo mantiene colocado toda la duración de la quimioterapia, que puede ser de hasta seis meses. El objetivo de este dispositivo es evitar la repetición de inyecciones en cada administración, lo cual resulta incómodo para los pacientes y puede resultar en daños en los tejidos locales.
• De otra forma, puede agregarse docetaxel a la combinación de cisplatino y 5-fluorouracilo o capecitabina para aumentar el efecto antitumoral. Aunque esta combinación prolonga el control de la enfermedad y la supervivencia, puede producir más efectos no deseados, como deficiencia de un tipo de leucocitos que protegen el cuerpo contra las infecciones y las combaten, lo cual se denomina neutropenia.
• La combinación de irinotecán, 5-fluorouracilo y leucovorina actúa de forma similar al cisplatino y el 5-fluorouracilo y puede, por lo tanto, administrarse en los pacientes, pero no suele utilizarse como primer tratamiento con quimioterapia.
Los agentes de platino, (fluoro)pirimidinas, taxanos y antraciclinas son familias diferentes de quimioterapias que producen efectos secundarios diferentes, aunque todos ellos pueden afectar al sistema inmunitario del organismo y aumentar el riesgo de infección grave.
Si el cáncer progresa a pesar del primer tipo de quimioterapia, puede administrarse al paciente un nuevo fármaco o combinación de fármacos a aquellos pacientes que se encuentren lo suficientemente bien como para tolerar más quimioterapia. Esta estrategia se denomina quimioterapia de segunda línea. También puede administrarse a los pacientes que respondieron inicialmente al primer ciclo de quimioterapia, cuando el cáncer comience a progresar. El irinotecán es un fármaco que ha demostrado prolongar la vida después del fracaso de la quimioterapia de primera línea.

Otra opción es participar en un ensayo clínico que investigue tratamientos nuevos.

Como otra alternativa, en pacientes que hayan sufrido una recurrencia después del tratamiento, a más de 3 meses después de su primera quimioterapia, debe considerarse probar de nuevo el mismo régimen de quimioterapia, ya que produjo efectos sobre el tumor y puede que sea activo de nuevo.

- Terapias dirigidas

Las terapias dirigidas son fármacos que actúan sobre lugares específicos en las células cancerosas para inhibir su crecimiento. Pueden agregarse a un régimen de quimioterapia para aumentar su efectividad. La única terapia dirigida disponible para el cáncer de estómago es el trastuzumab, un fármaco que tiene como blanco una proteína llamada HER2 que se encuentran presente en exceso en la superficie de las células cancerosas en determinados tipos de cáncer de estómago. Suele administrarse junto con cisplatino y una fluoropirimidina en los pacientes que presentan cáncer de estómago positivo para HER2. Por lo tanto, para pacientes con evidencia de sobreexpresión de HER2 medida según FISH o inmunohistoquímica, debe pensarse en un tratamiento con esta combinación. Otros agentes dirigidos incluyen cetuximab, panitumumab y bevacizumab, pero su uso continúa siendo experimental para el cáncer de estómago y todavía no debe administrarse fuera de los ensayos clínicos.

Cirugía y radioterapia

La cirugía y la radioterapia pueden reducir determinados síntomas en los pacientes con cáncer de estómago en estadio IV.

- Radioterapia

La radioterapia puede aliviar a los pacientes con enfermedad localmente avanzada o recurrente cuyo cáncer les produzca hemorragias en el tubo digestivo o que encuentren difícil comer por una obstrucción debida al tumor; y también puede aliviar un posible dolor de estómago o de huesos, si el cáncer se ha extendido a ellos. La radioterapia trata de eliminar las células cancerosas usando la radiación dirigida a la zona del tumor.

- Cirugía

La resección del tumor mediante cirugía puede en ocasiones aliviar al paciente de las posibles complicaciones del crecimiento del cáncer de estómago, entre ellas: obstrucción del estómago por el tumor, hemorragia en el estómago y perforación de la pared del estómago. Sin embargo, un equipo interdisciplinar debe comentar la viabilidad y el valor añadido de tal intervención quirúrgica, según el estado general de cada paciente.

Efectos secundarios de la quimioterapia y de las terapias dirigidas

Todos los fármacos que se administran para combatir el cáncer producen efectos no deseados. Los más frecuentes de la quimioterapia y los tratamientos dirigidos suelen ser reversibles después del tratamiento. Hay algunas estrategias para prevenir o aliviar algunos de estos efectos secundarios. Esto debe discutirse por adelantado con los médicos.

Los principales efectos secundarios de la quimioterapia son:
• fatiga (todos los fármacos)
• pérdida de cabello (epirubicina, docetaxel)
• náuseas y vómitos (todos los fármacos, especialmente el cisplatino)
• diarrea (principalmente 5-FU, capecitabina y oxaliplatino)
• molestias o úlceras en la boca (todos los fármacos)
• cantidades bajas en los recuentos de células sanguíneas o hemogramas (todos los fármacos). Una reducción de los leucocitos aumentará el riesgo de sufrir infecciones y hará más difícil combatirlas. La caída de eritrocitos resulta en anemia, que puede causar cansancio y dificultad para respirar o falta de aliento. El déficit de plaquetas provoca facilidad para presentar moretones y hemorragias (por ejemplo, sangrado de nariz o de las encías).
• La mayoría de los fármacos usados en quimioterapia son peligrosos para los embriones. Es importante, por ello, usar anticonceptivos de barrera e impedir los embarazos durante el tratamiento.
• Infertilidad y menopausia prematura.
• Todos los fármacos quimioterapéuticos aumentan la densidad de la sangre y el riesgo de coágulos sanguíneos en las piernas y los pulmones.

Además de estos efectos secundarios generales, cada fármaco puede producir también efectos no deseados específicos. A continuación se enumeran los más habituales, aunque no todos sufren los mismos efectos secundarios ni los presentan en la misma medida.
• 5-fluorouracilo y capecitabina pueden provocar molestias en las palmas de las manos y las plantas de los pies, un trastorno que se conoce como síndrome palmo-plantar y puede provocar hormigueos, entumecimiento, dolor y sequedad. También puede (en raras ocasiones) provocar espasmos en las arterias que suministran sangre al corazón, lo cual produce dolores torácicos similares a la angina de pecho. El cisplatino puede provocar pérdidas auditivas y daños renales, por lo que antes de comenzar el tratamiento se examina la función renal en la sangre. Para prevenir los daños, es muy importante beber cantidades abundantes de agua durante el tratamiento.
• La epirubicina puede, en raras ocasiones, provocar daños en el músculo del corazón, aunque únicamente suele hacerlo cuando se utiliza durante muchos meses o en personas que presentan problemas cardíacos antes del tratamiento. Si sufre problemas cardíacos, su médico pedirá un examen antes del tratamiento para ver si su corazón es lo suficientemente fuerte como para resistir este tratamiento. Puede volver la piel hipersensible a la luz solar y provocar enrojecimiento en las zonas en las que el paciente haya recibido radioterapia en el pasado. Algunos días después del tratamiento, la orina puede volverse roja o rosa; no es sangre, se debe únicamente al color del medicamento.
• El oxaliplatino puede provocar daños temporales o permanentes a los nervios que afectan a los dedos de los pies y de las manos, provocando entumecimiento o sensaciones de pinchazos.
• El irinotecán puede derivar en el aumento del sudor y la producción de saliva, ojos llorosos, calambres abdominales y, en ocasiones, diarrea grave.
• El docetaxel puede provocar retención de líquidos, decoloración temporal de las uñas y sarpullido con escozor en la piel. Algunas personas también presentarán el síndrome palmo-plantar mencionado con la capecitabina o solamente entumecimiento y hormigueos en manos y pies. En torno a uno en cuatro pacientes sufrirá una reacción alérgica durante la primera o segunda infusión intravenosa con docetaxel.
• El trastuzumab provoca con frecuencia reacciones alérgicas que van de escalofríos, fiebre o sarpullido con escozor, sensación de malestar, falta de aliento, sibilancias (silbido en el pecho al respirar) y cefaleas, hasta rubor y desmayos. Algunos pacientes pueden sufrir problemas cardíacos, que suelen mejorar una vez se detiene el tratamiento.

La mayoría de los efectos secundarios pueden tratarse para que los pacientes sufran mucho menos por su causa. Por lo tanto, es importante hablar con el médico/a o enfermero/a sobre todos los signos y síntomas.
 

¿Qué ocurre después del tratamiento?

Es habitual continuar sufriendo síntomas relacionados con el tratamiento una vez que el mismo ha terminado.

• No resulta raro que, en la fase posterior al tratamiento, se sufra de angustia, problemas para dormir o depresión. Para los pacientes que sufren de estos síntomas el apoyo psicológico puede ser de gran beneficio.
• Algunos efectos habituales de la quimioterapia incluyen los trastornos de memoria o la dificultad para concentrarse, pero suelen desaparecer en algunos meses.
• La fatiga puede continuar durante varios meses después del tratamiento. La mayoría de los pacientes hallan que sus niveles de energía vuelven a lo normal en el plazo de 6 meses a 1 año.

Después de una gastrectomía, el paciente debe desarrollar nuevos hábitos de alimentación. Un especialista en nutrición puede ayudarle a realizar el ajuste necesario. Debido a la extirpación de la parte superior del estómago, el cuerpo absorberá menos vitamina B12 de los alimentos. Se aconseja realizar análisis de sangre periódicos y, con frecuencia, suele ser necesaria la administración de inyecciones de vitamina B12 como suplemento. Es habitual sufrir diarrea durante algunos meses después de una operación de estómago, algunos pacientes sufren también acidez y dolor abdominal.

La extirpación del bazo puede derivar también en una reducción de la inmunidad. Por lo tanto, el paciente recibirá varias vacunas, antes y después de la extirpación del bazo, y antibióticos para tomar cada día. Es también importante ser conscientes de que cualquier infección presenta un riesgo más elevado y debería ser razón suficiente para ver a un médico ;y en ocasiones comenzar a tomar antibióticos.

Seguimiento médico

Después de terminar el tratamiento, los médicos propondrán un seguimiento, con el objetivo de:
• evaluar los efectos adversos del tratamiento y tratarlos;
• ofrecer apoyo psicológico e información que ayude en el retorno a la vida normal.
• detectar una posible recidiva lo antes posible;

Se realizarán visitas de seguimiento en forma periódica. Sin embargo, es incluso más importante que el paciente se ponga en contacto con su médico cuando presente algún síntoma que pudiera indicar recidiva, como pérdida de peso, fatiga o cansancio y falta de aliento.

Durante una visita de seguimiento, el oncólogo realizará las actividades siguientes:
• anamnesis
• una exploración física
• solicitará algunos análisis de sangre
• si es necesario, decidirá realizar estudios radiológicos o una nueva endoscopia (una exploración del estómago en la cual el médico hace pasar un tubo delgado flexible emisor de luz llamado endoscopio por la garganta del paciente hasta llegar al estómago) para investigar los nuevos síntomas.

Si el paciente se ha sometido a una operación quirúrgica, también puede concertarse una visita de seguimiento para asegurarse de que la herida de la operación y la nueva unión con los intestinos están curando bien.

Retorno a la vida normal
Puede resultar difícil vivir con la idea de que el cáncer puede volver, pero nuestros conocimientos actuales no nos permiten recomendar ningún modo específico de reducir el riesgo de recidiva, aunque la ingesta de alimentos ricos en vitaminas, como frutas y vegetales, puede resultar beneficiosa.

Como consecuencia del cáncer mismo y de su tratamiento, el retorno a la vida normal puede no resultar sencillo para algunos. Pueden surgir preguntas relativas a la imagen corporal, la fatiga, el trabajo, las emociones o el estilo de vida. Es posible que sea de ayuda comentar estos problemas con familiares, amigos o médicos. Algunas personas quizá deseen buscar el apoyo de grupos de antiguos pacientes o las líneas de información telefónica.

¿Qué ocurre si vuelve a aparecer el cáncer de estómago?
Si el cáncer vuelve a aparecer, se denomina recidiva o recurrencia, y el tratamiento depende de su extensión. El tumor puede volver en el estómago o en otra parte del cuerpo (metástasis).

Si vuelve en el estómago o en torno a la zona en la que ocurrió la primera vez, los médicos volverán a evaluar si el tumor es resecable o no. Las opciones de tratamiento dependen de la extensión de la recidiva y se discutirán en un equipo multidisciplinario. Una opinión multidisciplinaria suele incluir la de un médico oncólogo (que proporciona tratamiento del cáncer con fármacos), un cirujano oncólogo (que trata el cáncer con operaciones quirúrgicas), un radio-oncólogo (que trata el cáncer con radiación), un gastroenterólogo (especialista en estómago e intestinos), un radiólogo y un patólogo.

Si el cáncer vuelve en órganos distantes, como hígado o pulmones, estos tumores se denominan metástasis. Dicha recidiva debería tratarse según se explica en el párrafo "Plan de tratamiento para enfermedad en estadio avanzado o metastásica (estadio IV) ", pero también dependerá de los tratamientos que ya haya recibido el paciente para tratar el cáncer la primera vez.

En caso de recidiva o recurrencia, se aconseja preguntar al médico sobre la posibilidad de participar en un ensayo clínico. Esto puede darle acceso a tratamientos nuevos que no están disponibles en ninguna otra parte y también ayudar a probar nuevos tratamientos que podrían resultar útiles a pacientes con cáncer de estómago en el futuro.

 

Sinónimos

Cáncer de estómago

Cáncer gástrico

Tumor de estómago

Tumor gástrico

Cáncer del píloro

Tumor del píloro

Neoplasia gástrica

Cáncer estomacal

Tumor estomacal

Neoplasia del estómago

Neoplasia estomacal

Tumor gastrico

Cancer de estomago

Therapies by type

La información sobre los tratamientos que se listan a continuación se basa en datos que hemos encontrado sobre el cáncer a partir estudios científicos. Se puede encontrar más información sobre estos tratamientos en la opción TERAPIAS. Los medicamentos registrados, la radioterapia y las intervenciones quirúrgicas que aquí se recogen están aprobados por las autoridades.

Intervenciones quirúrgicas

Procedimientos que emplean métodos instrumentales para estudiar o tratar un cáncer o para mejorar las funciones o el aspecto del cuerpo. Por lo general, una intervención quirúrgica requiere una incisión. Más

Medicamentos registrados

Medicamentos para tratar el cáncer con autorización de comercialización en Estados Unidos o en países de la Unión Europea. Más

Productos naturales (excluyendo medicamentos registrados)

Sustancias que se encuentran en la naturaleza y que suelen tener un efecto farmacológico o biológico. Más

Ensayos clínicos

Un ensayo clínico es un estudio de investigación realizado con pacientes para evaluar si un nuevo tratamiento es seguro (seguridad) y si funciona (eficacia). Los ensayos clínicos se realizan para probar la eficacia de fármacos, pero también de tratamientos no farmacológicos como la radioterapia o la cirugía y combinaciones de diferentes tratamientos.
Los ensayos clínicos tienen lugar en todas las clases de hospitales y clínicas, pero en su mayor parte en hospitales universitarios. Son organizados por investigadores y médicos.

La Fundación Contra el Cáncer proporciona una herramienta para buscar ensayos clínicos de fase III por tipo de cáncer y por país. Para Bélgica, Países Bajos, Suiza, Luxemburgo, Francia y el Reino Unido, la Fundación Contra el Cáncer proporciona contactos para conseguir más información sobre ensayos clínicos de fase III actualmente en curso.
Discuta con su médico la posibilidad de participar a unos de estos ensayos clínicos.

Una lista de los ensayos clínicos en fase III para el cáncer de estómago (en inglés: gastric, porque los ensayos clínicos pueden ser mostrados en inglés) está disponible aquí.